Comunicado: Defender el Esequibo es un deber patriótico y revolucionario

descarga

 

Los movimientos sociales populares venezolanos, chavistas, patrióticos y bolivarianos, que formamos el capítulo Venezuela de ALBA MOVIMIENTOS, manifestamos que lejos de considerarlas acciones aisladas, las recientes provocaciones de parte de la empresa Exxon Móvil y el Gobierno Guyanés, encabezado por su presidente David Granger; se inscriben en el plan imperial de cercar a Venezuela y lograr con esto tomar control de los recursos naturales que en nuestras tierras se encuentran. La ilegal exploración de la zona por parte de la empresa y el contrato con el Gobierno Guyanés solo es una ficha más en el ajedrez de los sectores imperialistas más bélicos y agresivos de EE UU y la derecha mundial contra revolucionaria.
Los poderes fácticos, diría nuestro Comandante Eterno, expresados en una de las empresas transnacionales más poderosas del mundo, evidencian su soberbia tratando de imponer por la fuerza sus intereses frente a los derechos soberanos de toda una nación de reclamar un territorio que le pertenece.
El imperio ha decidido acabar con la paz en nuestro continente, y la inoculación de elementos paramilitares colombianos dentro de nuestra frontera, pero también de mercenarios en las zonas de reclamación (denunciado por Nuestro Presidente Maduro) responde a la misma estrategia de ejércitos irregulares con objetivos políticos estratégicos: acabar con la Revolución Bolivariana y con todos los procesos soberanos e independientes de nuestra región, y volver a tomar el control de manera violenta sobre nuestros recursos naturales. El “patio trasero” no debe ser un lugar de paz, sino que, para EE UU, es el nuevo territorio de guerra híbrida en su visión geopolítica y geoestratégica.
Tal como informara el Presidente Maduro, la historia sobre los derechos soberanos venezolanos en esas tierras ha atravesado 3 etapas. En el primer momento, se ha demostrado como los territorios comprendidos entre las bocas del Rio Orinoco y el Oeste del Río Esequibo pertenecieron a la Capitanía General de Venezuela, y por lo tanto a la Gran Colombia en el proyecto bolivariano, territorio que luego se dividirá y conformarán los límites de nuestro país ya constituido como Venezuela.
La segunda etapa se inicia a fines 1800 y corresponde al despojo frustrado por parte de las potencias imperiales británicas, holandesas y francesas que disputaron la zona norte de Sudamérica. En 1899 se aprueba de manera fraudulenta el Laudo Arbitral de Paris, que lejos de representar los intereses nacionales venezolanos, significó un “cuadre” entre ingleses y norteamericanos, buscando despojar a Venezuela de parte de su territorio. Venezuela nunca aceptó lo arbitrado en ese momento, y protestó alegando la nulidad del procedimiento al haber demostrado lo fraudulento del acuerdo.
En 1966, con el Acuerdo de Ginebra, se inicia la tercera etapa, donde Naciones Unidas admitió la demanda venezolana e invalidó el acuerdo anterior de 1899. Este nuevo acuerdo, que es transitorio y obliga a las partes a buscar un nuevo acuerdo, significa el reconocimiento de los derechos legítimos venezolanos sobre ese territorio y la continuidad de la reclamación soberana sobre los mismos.
Desconociendo este proceso histórico diplomático, el gobierno Guyanés otorga de manera ilegal el permiso a la Exxon Mobil para la exploración en aquellas zonas que por derecho nos pertenecen. Pero ante estas acciones arbitrarias y autoritarias, Venezuela responde de manera digna y patriótica solicitando la mediación del buen oficiante de Naciones Unidas, así como también la participación del legítimo elemento de integración que es la CELAC, instrumento surgido de la más profunda vocación de unidad bolivariana de nuestros pueblos latinoamericanos, que ha servido para defender en bloque los intereses de nuestros países.
Así también, desde ALBA MOVIMIENTOS capitulo Venezuela  creemos que la diplomacia de los pueblos es una herramienta poderosa para acompañar y potenciar todas las acciones diplomáticas y de otra índole que el Gobierno Revolucionario decida emprender. Es por eso que convocamos a todos los movimientos sociales internacionales, organizaciones sindicales, misiones, organización de mujeres, y demás formas de expresión del poder popular organizado, a sumarnos en una sola voz, a defender la revolución Bolivariana, y a estar alertas ante la posibilidad de que este conflicto pueda asumir nuevas formas.
De esta manera proponemos:
1. Promover y fortalecer la plataforma continental de articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA, en pos de la defensa de nuestros legítimos derechos sobre los territorios.
2. Respaldar firmemente las acciones del Gobierno Revolucionario en pos de la justa reclamación territorial.
3. Instar al Gobierno Nacional Revolucionario a convocar al Consejo de Estado, como instancia superior para la consulta en relación a temas de interés nacional.
4. Activar una campaña de Defensa Integral donde se desarrollen actividades populares, como campamentos, foros, festivales culturales; en la zona limítrofe con el territorio en reclamación, a fin de movilizar las fuerzas patrióticas y revolucionarias y fomentar la conciencia y la identidad nacional.
La Patria cuenta con nosotros y nosotras, campesinos, campesinas, comuneros, comuneras, jóvenes, trabajadores y trabajadoras, para dar cualquiera de las batallas a la que nos enfrentemos, en cualquier frente, en cualquier circunstancia. Aquí está el pueblo de Bolívar y Chávez. ¡No pudieron con ellos, no podrán con nosotros y nosotras!
¡QUE NADIE SE EQUIVOQUE EL ESEQUIBO ES NUESTRO!
¡CON BOLIVAR, ZAMORA Y CHAVEZ DECIMOS, TODO EL PODER PARA EL PUEBLO!
Capítulo Venezuela
Movimientos Sociales Hacia el ALBA